Control de aves: solución a situaciones límite

Las aves, como el resto de animales, son necesarias y además de apasionantes, pero siempre en su justa medida. Superada ésta, se convierten en un problema que puede llegar a ser muy grave en aspectos como la salud pública, la higiene, el orden social y la convivencia, entre otros muchos ámbitos.

Hoy en día existen mecanismos y estrategias eficaces, directas, limpias, rápidas y sostenibles, que evitan que la belleza de las aves termine convertida en una plaga.

Las palomas son el prototipo de aves que, en un entorno urbano y socializado, corren riesgo claro de convertirse en una plaga y, por tanto, de requerir una intervención urgente para evitar consecuencias como las que enumerábamos al principio.

Se trata de aves que en absoluto mantienen comportamientos violentos, pero cuya forma de vida es incompatible, superando determinado número, con el ser humano. Para empezar, sus excrementos son altamente tóxicos e infecciosos para el ser humano, lo cual constituye el principal motivo para controlarlas de manera exhaustiva.

Pero además, dichos excrementos, además de constituir una realidad francamente incómoda, poseen componentes muy corrosivos, capaces de deteriorar fachadas y todo tipo de pinturas, al margen de afear considerablemente cualquier espacio abierto.

Diversos estudios han cifrado en miles de millones de euros anuales los que se pierden por la acción corrosiva de los excrementos de paloma en entornos urbanos, sin contar, por tanto, otros entornos alejados de los cascos urbanos de ciudades y pueblos.

EL tratamiento de este tipo de plagas de aves, especialmente las de las palomas, está muy avanzado y se plasma en estrategias que van directamente al problema y lo erradican con absoluta efectividad, sin afectar en absoluto al ser humano y suponiendo importantes ahorros para quienes están afectados por esta situación, que en ocasiones llega a límites que la hacen insostenible y muy peligrosa.

Click aquí para mas información: control de aves y antipalomas

La cría de potros para la venta requiere mucha dedicación y trabajo

La cría de potros es un trabajo que comienza mucho antes de su nacimiento, con la selección de los sementales con mayores garantías y de las yeguas mejor preparadas, para llevar a cabo el proceso de cubrición y de esta manera conseguir que los nuevos potros cuenten con la mejor genética para desarrollarse con las características que definen a los caballos de pura raza española como son la belleza, su nobleza y su inteligencia, que lo convierten en un animal ideal para los diferentes tipos tanto de doma como de paseo.

Tras su nacimiento, el trabajo con los potros se basa en la dedicación y el trabajo, de manera que se debe ser muy minucioso en los ejercicios y el trato con el animal, poniendo cuidado y cariño en cada una de las acciones que se desarrollan y partiendo de una máxima como es el respeto del animal, ya que solo así se consiguen ejemplares atractivos para la venta y para alcanzar el nivel que solicitan los clientes.

Por otra parte, para la cría de potros para venta se requieren instalaciones especiales, entre los que se incluye la disposición de un alojamiento separado para el potro cuando llegue la hora del destete. Esta es una fase fundamental y crítica, ya que dependiendo de cómo se realice puede provocar trastornos en su posterior comportamiento. Es por ello que hay que ir acostumbrándolo poco a poco.

En cuanto al período de gestación, que como ya se sabe en las yeguas dura 11 meses y que incluso se puede retrasar, tiene un momento especialmente importante y es cuando se alcanza el octavo mes de gestación, ya que durante los últimos tres meses es cuando se produce la mayor parte del desarrollo de la cría, por lo que es necesario aportar a la yegua comida extra y especialmente rica en proteínas.

Click aquí para mas información: venta de potros de pura raza